miércoles, 30 de julio de 2008




días de cine

Estaba intentando recordar las películas que he visto, dos , tres, cuatro y hasta más de cinco veces, y aquellas que quizás fue suficiente con verlas sólo una vez. No hablaré de estas últimas, ya que no tengo ni ganas ni cuerpo para recordarlas. En cuanto a las primeras, nombraré algunas, se me olvidarán algunas otras y, por último habrá alguna que no querré nombrar. He visto muchas veces Centauros del desierto, Sed de mal, La pasión de los fuertes, El amigo americano, Dans la ville blanche, Messidor, Un tranvía llamado deseo, Pat Garret & Billy The Kid, La verdadera historia de Jesse James, El tercer hombre, Un hombre llamado caballo, Ocho y medio, Pierrot le fou, Arrebato, Los santos inocentes, El corazón del bosque, Los siete samurais, Vidas rebeldes, Encuentros en la tercera fase, Los cuatrocientos golpes, Dos hombres y un destino, Duelo al sol, Horizontes lejanos, Dinero caído del cielo, Al este del Edén, El lado oscuro del corazón, Un lugar en el mundo, Bonnie & Clyde, Qué verde era mi valle, Fundido a negro de Vernon Zimmerman..., y no sabría decir cuál de ellas volveré a ver proximamente. Sí diré, en cambio, que de entre todas ellas, me acuerdo especialmente de una.
¡Hay que ver cómo se parecen Rafael Nadal y Miguel Poveda!.

maneras de morir

Gilles Deleuze se quitó la vida un sábado de noviembre de 1995, lanzándose al vacío por una ventana de su apartamento en París.

viernes, 25 de julio de 2008



Los tres deseos

Quiero ser ilustrador de cuentos invisibles.

Quiero tener el poder de vencer a los poderosos.

Quiero una tumba sin nombre para mi perro Garmur.
Mucha pasión y poca cabeza es la cruz de todos los artistas; Pedro.

"NINGÚN AJUSTE DE CUENTAS MOVIÓ SU CORAZÓN".
(Gonzalo Suárez a cerca de S.D. Peckinpah)
Hoy, la mentira no sólo es el arte de la conservación, sino también el de la conversación.

lunes, 21 de julio de 2008

la rana y el escorpión (en recuerdo de Orson Welles)

"Un escorpión quería atravesar un río y le pidió a una rana que lo llevara. No, respondió la rana, si te llevo en mi espalda podrías picarme y me ahogaría. Pero el escorpión replicó: ¿dónde está la lógica? (los escorpiones siempre tratan de ser lógicos), si te pico te morirás y yo me ahogaré. La rana se dejó convencer y aceptó que el escorpión subiera a su espalda, pero mientras cruzaba el río sintió un dolor terrible y comprendió que había recibido una picadura del escorpión. ¿Y la lógica?, se lamentó la rana mientras empezaba a hundirse, con el escorpión hacia el fondo del río. Lo que has hecho no es lógico. Lo sé, respondió el escorpión, pero no puedo actuar de otra manera: es mi naturaleza".

miércoles, 16 de julio de 2008




Yo no soy de esa clase

Algunos presumen o se jactan de ser presidentes, reyes e incluso césares modernos. Muchos se vanaglorian de sus altos cargos: políticos, económicos o sociales. Yo me jacto de haber oído cantar a los ruiseñores, de haber visto volar en el cielo a las alondras y correr a las liebres por el campo. Me vanaglorio de conocer a los animales salvajes y de no tenerles miedo. (Aunque tú, Pablo, y yo sabemos que "el poderoso teme a los lobos sin dueño", dicho con comillas y entre paréntesis).
Antes de que las rocas se cubran de musgo, morirás Tú, Señor de estas tierras. -Anónimo-

martes, 15 de julio de 2008


Yo tampoco sé, Carlos Edmundo, por qué me miran tanto las mariposas..., ni por qué seguimos aquí nosotros, los más mendigos entre todos los mendigos, "enseñando a comer nieve a la gente". No querría ni siquiera saber, Carlos Edmundo, por qué me gustaría exiliarme de un país donde la razón política vale más que la razón poética, y la verdad menos que la justicia. Qué desvergüenza diría mi querido RAMÓN: Siendo besugo, disfrazarse de bacalao. Aunque no estoy seguro si el gran RAMÓN lo escribió así o soy yo quien recuerda así lo leído hace ya mucho tiempo.
Personalmente, sólo me hubiera gustado ser amigo de Pessoa.

Volver a tratar de uno mismo


Los tres deseos

Me gustaría regalarle a todos los fiscales, a todos los abogados, a todos los médicos, peritos arquitectos profesores y periodistas el libro de María Bettetini Breve historia de la mentira.
Quisiera entrevistarme con Dios; pero su teléfono siempre comunica.
No querría ver morir a mi madre, aunque seguramente ella sufriría más viéndome morir a mí.

EXTRAÑOS ÁNGELES (Rodolfo Fonseca)

Entre tu cuerpo y el mío/ el abismo de la noche./ Dos extraños caminan/ en los andamios del aire.

lunes, 14 de julio de 2008



René Char y mis amados animales

* Ce n´est pas l´estomac qui réclame la soupe bien chaude, c´est le coeur.

* Les nauges ont des desseins aussi fermés que ceux des hommes.

* Des débris de rois d´une inexpugnable férocité.

* L´essentiel est ce qui nous escorte, en temps voulu, en allongeant la route. C´est aussi une lampe sans regard, dans la fumée.

* Les pluies sauvages favorisent les passants profonds.

* Avec de poings pour frapper, ils firent de pauvres mains pour travailler.

* Obéissez à vos porcs qui existent. Je me soumets à mes dieux qui n´existent pas.

la dedicatoria de un amigo.... bleu et blessé

Toi si t´étais le bon Dieu...


miércoles, 9 de julio de 2008


Lo que va de ayer a hoy

Hoy hay muchos arribistas de todo tipo que hablan y utilizan de cualquier forma interesada a Fernando Pessoa (al que por supuesto no han leído, pero del que han oído hablar), y no hablan ni utilizan por tanto a Miguel Torga (del que por supuesto no han oído hablar y mucho menos han leído). Hoy nuestro gran moralista, Quevedo, volvería a ser desterrado, encarcelado y olvidado, si pensamos en el tipo de gobernates y poderes a los que estamos sometidos muchos; supeditados otros, y enfrentados los menos. Nuestro más grande escritor volvería a vivir en la indigencia, y nuestro mayor pensador y metafísico volvería a ser desterrado y a morir en soledad.


Los esbirros del estado son aquéllos que te defienden por dinero, claro, y también aquéllos que te condenan justamente por lo mismo. En un Estado donde las leyes se hacen para satisfacer a las mayorías, que son quienes ponen y quitan los gobiernos, no se puede hablar de Justicia con mayúsculas, sino de justicia con o por coveniencia.
Nunca milité ni militaré nunca más que en el partido de los solitarios.
Cuando un artista se suicida para concluir su obra, cabe decir que su obra es perfecta.

jueves, 3 de julio de 2008

saludo de altura


a n e c d o t a r i o

"No me quiero ir hasta que no termine de leer esta novela", cuenta la mujer de Juan Carlos Onetti que le contestó éste en el hospital, al médico que le fue a dar el alta, cuando el escritor uruguayo había mejorado ya de su enfermedad.

Vasili Kandisnski

... "Por aquel tiempo me hacía aún la ilusión de que el espectador se enfrentaba al cuadro con el alma abierta y queriendo escuchar un lenguaje congenial. Existen espectadores así (no son una ilusión) pero son raros como granos de oro en la arena. Existen incluso expectadores que sin tener un contacto personal con el lenguaje del cuadro se entregan a él y reciben sus riquezas. Yo he encontrado personas así."