sábado, 30 de mayo de 2015

Jesús Lizano

                TRISTÁN

Tristán he de llamarme desde ahora
que  conozco el destierro  y  me  han  herido,
que descanso en el  bosque  y  me he  perdido,
extraña  fauna,  desolada  flora.

Oigo  un  rumor:  mi  corazón que  llora.
Este es  un  soliloquio enloquecido,
flechas entre el  recuerdo  y el  olvido.
Pasos:  mi  soledad. Ayes:  mi aurora.

No  hubo  batallas,  ocultos me cazaron,
en  mi  inocente sueño, desleales
dispuestos a cumplirse en  su  venganza.

Tristán  me  llamarán  los que me amaron
comprendiendo el  más  triste de mis males:
Isolda  traicionando  mi esperanza.

viernes, 22 de mayo de 2015

miércoles, 20 de mayo de 2015

Para Jeanne Hébuterne


Carlos Edmundo de Ory

       FUEGO EN LAS TRIPAS

Hago el amor  con ella  y  la  infeliz
goza de mi  fenómeno  y  me ama
y  no sabe que estoy  solo en  la cama
con el  olor de  Dios en  la nariz

Saboreo  tu  carne de perdiz
y  mi  saliva  blanca se derrama
como  un  ungüento  cálido de llama
sobre tu abierta  negra cicatriz.

Pecado  y  medicina es todo  uno
penetrar  lo divino de consumo
es remover  tus  tripas con  fervor

El cielo es gloria  y el amor es cielo
y el  hombre  y  la  mujer de pelo a pelo
crean a  Dios  con  un  beso de amor

       (París,  9 noviembre, 1961)

J.A. Ramos Sucre

El  hombre  ha  inventado el  símbolo porque  no  puede asir directamente  la realidad.

lunes, 11 de mayo de 2015

Epicteto. Todo tiene un precio

¿Alguien  disfruta de  privilegios,  oportunidades   u  honores que  tú deseas? Si  los  privilegios que  han  conseguido  son  buenos, deléitate con el  goce de quien  los  posee. Es su  momento de  prosperidad. Si  los  privilegios son  malos,  no debe  preocuparte que  no  te  pertenezcan.
Recuerda:  nunca  obtendrás  las  mismas recompensas que  los demás si  no  empleas  los  mismos métodos e  inviertes  el  mismo  tiempo  que ellos. No es  razonable  pensar que  podemos  obtener   una recompensa si  no estamos  dispuestos a  pagar  su  precio. La  persona que  "gana"  en  algo   no  tiene  ninguna  ventaja real  sobre ti,  puesto que  tuvo que  pagar el  precio  de la recompensa.
Siempre está en  nuestras  manos decidir si queremos  pagar  o  no el  precio de las recompensas de  la vida, Y con  frecuencia  nos  conviene  más  no  pagarlo,  pues dicho  precio  podría comprar  nuestra integridad. Podríamos  vernos  forzados a ensalzar a alguien  por quien  no sentimos  ningún  respeto.

La España que me nombraron y me desnombra

Buscones,  lazarillos, celestinas, conceptistas, culteranos, chilindrinas,  esperpentos,  greguerías, aforismos, pecios, 27,  98,  milicianos,  falangistas y... cortes de manga.

domingo, 10 de mayo de 2015

Como en el  cine, solo
a  oscuras  en esa sala
donde  la  vida  ha  puesto
una  hermosa mentira
y  tú has dejado un aroma
tibio a sexo
y a caricia
que  me abriga
40 años después
de  ese  the  end
¿recuerdas?

sábado, 9 de mayo de 2015


Augusto Monterroso

"Augusto Monterroso,  Augusto  Monterroso  y Augusto  Monterroso",  le contesto Ildo  Tenorio a  un  peridosta   o  critico  literario  peruano que le  preguntó  sobre  quién  era su escritor  preferido de relatos cortos y de cuentos.

viernes, 8 de mayo de 2015

Ya  Mayo  otra  vez se me lleva
de tu  esquina, Señor,
a  mi  esquina de sombra;
ya  el  barco  navega de  nuevo
por  las  nubes que  eran
el  sueño
de  mi  mismo
y de  otros  que  fueron capitanes
o náufragos.
Ya  Mayo se marea fijo en el  horizonte
donde antes  hubo  besos
y  hubo olas  y adioses florecidos
doblemente: de  ida  y  vuelta;
ya  el  barco  navega de  nuevo:
sin  rumbo  ni  tripulación
ni  puerto.
Mar   y  cielo se  unen  ahora
y son salados  los  besos
de  la ausencia
azul
y
sola.

miércoles, 6 de mayo de 2015

A vueltas con la escritura

A vueltas con  la escritura, desmayándome en
este
Mayo,
entre  batallas  y
libros, ausentes  ya de mí
mis  creadores, mi
palabra
y sus  ecos.
A
vueltas
con  la  escritura, sin  papeles  públicos
ni  publicados,
entre  batallas ajenas
y
la
propia derrota,
tras esta  fecha to da  vía
vivo
o  des/vivido,
andante,  tré-
mulo, rodando
por el  son/ido
de  una  voz
que  no  oigo
ni me  oye.

viernes, 1 de mayo de 2015

Bartleby


Albert Caraco

No  nos entenderemos en  nada,  porque  nos  faltará de todo, no  evitaremos  ni el  Hambre  ni el  Racismo y  no  podremos  sustraernos a la  primera  más que abandonándonos al  segundo,  un día  nos  volveremos Racistas  para comer, seremos  hombres de necesidad en  el  peor sentido de la palabra, seremos Materialistas  y  Racistas,  los dos  principios  van a  unirse como se  unen en  nuestros días el  Nacionalismo y  el  Socialismo. Pues ahora  las  ideas  juegan  con  los  hombres, convertidos en estúpidos, los  hombres creen elegir  y  lo que  han elegido  los  había prevenido, los  pueblos  no son  más que  los  juguetes de sus ideas  y  los objetos de sus  medios, nunca parecieron  más esclavos,  nunca más  poseídos  ni  más alienados,  y  los  profundos  cínicos que  los  guían  no  son  menos estúpidos que sus  rumiantes súbditos. Nadie  ve  claramente,  porque  ya  no  hay  ideas  claras  y  precisas,  vamos a  la  catástrofe  y  todos  los caminos  nos  llevan a  ella, estamos ahora todavía  más excedidos de  paradojas,  buscamos  la simplicidad, no  la encontraremos  más que en  la  muerte y  por eso  mañana  la  muerte  no   hará retroceder a nadie.

José Antonio Ramos Sucre

                              PRELUDIO

YO QUISIERA estar entre  vacías  tinieblas,  porque el  mundo  lastima cruelmente  mis sentidos y  la  vida me aflige,  impertinente amada que me cuenta amarguras.
Entonces  me habrán abandonado  los recuerdos: ahora huyen  y  vuelven con el  ritmo de  infatigables  olas y son  lobos aullantes en  la  noche que  cubre el desierto de  nieve.
El  movimiento,  signo molesto de la realidad,  respeta  mi   fantástico asilo;  mas  yo  lo habré  escalado del brazo de la  muerte. Ella es  una  blanca  Beatriz y, de  pie  sobre el creciente de la  luna, visitará  la mar de mis dolores. Bajo su  hechizo  reposaré eternamente y  no  lamentaré  más  la  ofendida belleza  ni el imposible amor.